¿Qué significa la música? ¿Qué es la música clásica? ¿Cómo se hace la música sinfónica? ¿Qué es la forma sonata? A éstas y a otras preguntas da respuesta el compositor norte americano Leonard Bernstein en la serie de “Conciertos para jóvenes” que protagonizó, como guionista y como director, junto a la Orquesta Filarmónica de Nueva York entre los años 1958 y 1971.
En sus comentarios y explicaciones Bernstein huye de las banalidades habituales en los conciertos “pedagógicos”, y en lugar de salvar la situación hablando de la suprema belleza de la música y de cómo eleva el espíritu, se mete en camisa de once varas y nos hace ver cómo está construida una sinfonía de Brahms, cuál es la estructura de una sonata, o nos hace buscar el significado de la música no en imágenes plásticas o literarias, sino en la propia música en su forma de desarrollarse.
Para leer el libro hay que tener una nociones básicas sobre la música o alguien a quien puedas hacer preguntas,  En resumen, es un libro ameno e interesante, y se podría decir que imprescindible para un primer acercamiento en serio a la así llamada “música clásica”.
Aquí podrás descargar un aparte del libro, o en su defecto podrás conseguirlo en librerías a nivel nacional.
Escuchamos a menudo decir de los papás “mi hijo tiene buen oído” ó “Mi hijo tiene oído para la música”.
El oido musical es la manera en que los niños pueden percibir, imaginar y analizar las impresiones musicales. En clases de música los estudiantes desarrollan un oído organizado pues en ellas no solo se escucha sino también se asocia con imágenes e ideas.
Tener un oído musical según un destacado teórico musical ruso, S. Maikapar, debe contar con los siguientes elementos:
  1. La afinación precisa.
  2.  El matiz del sonido (el timbre).
  3. La dinámica del sonido.
  4. La pronunciación sensata de determinadas construcciones musicales (el fraseo).
  5. Integridad constructiva de la obra musical (la  forma).
  6. El metro-ritmo.
Todos estos elementos son los que realmente desarrollan el oído en los niños, pues el oído musical no solo es la capacidad de distinguir los sonidos por su altura o frecuencia.
Otra clasificación del oído musical muy conocida entre los músicos es la que divide el oído en Relativo y Absoluto.
El oído relativo “es la capacidad de percibir y determinar la altura (frecuencia) del sonido solo en relación con un sonido dado y conocido. Este oído está basado en la sensación educada de los intervalos y permite formar los intervalos con la base del tono dado” este tipo de entrenamiento se logra en las clases de teoría y solfeo donde el estudiante adquiere la capacidad de identificar intervalos a partir de notas dadas.
El oído absoluto “es la capacidad de reconocer y producir la altura del sonido musical y también la tonalidad de la música escuchada sin compararla con algún sonido dado. El oído absoluto se subdivide en el  pasivo (que se caracteriza por solo reconocimiento de los sonidos) y en el activo (que ayuda a  reproducir con exactitud la altura del sonido musical en su voz).”
En la Academia de Formación Musical el Puente enfocamos todos nuestros talleres y prácticas al desarrollo del oído musical, a través de las obras que cada alumno interpreta nuestros profesores se centran los 6 elementos que S. Maikapa considera importantes, pues es de esta manera que preparamos grandes artistas en laregión.

El acercamiento diario con la práctica musical en los niños tiene múltiples beneficios para su desarrollo motriz e intelectual. Aunque en Colombia la música sigue siendo una materia pendiente en los colegios hay instituciones como universidades y academias que ofrecen distintos programas para niños.

Estudios en universidades como Northwestern aseguran que el modelo de clase influye en el aprendizaje y la absorción de todos los beneficios que aporta el estudio de la música, esto debido a que los alumnos requieren participar activamente en la clase.

«La mejor manera de enseñar música es promoviendo que los alumnos participen activamente de la clase, en un modelo en el cual se aceptan gozosamente los riesgos derivados de la creatividad, de la autonomía y apertura de pensamiento. El profesor será motivador, impulsor y coordinador en el proceso personal», asegura Mauricio Vuoto, director de la Escuela de Música de Brains International Schools.

Estudiar música tiene 5 beneficios para los niños

Refuerza la atención y concentración: La música permite estimular partes del cerebro que muy difícilmente pueden ser estimuladas por otras actividades, con esto aumenta la capacidad de concentración, atención a los detalles y la medida, así como una mayor voluntad para ser constantes en una disciplina.

Incrementa la memoria y la creatividad: Al estudiar un instrumento se usan tres aspectos, la memoria muscular, la memoria visual y la memoria auditiva. El entrenamiento cotidiano permite ejercitar la memoria y potenciar la creatividad y agilidad mental, facilitando la solución de problemas de forma imaginativa

Incremento en la seguridad y facilidad para socializar: un gran aporte al temperamento se puede lograr con el estudio musical de los niños, pues incrementa el autoestima especialmente en la adolescencia. El compartir la música con otras personas en conciertos refuerzan en el joven la seguridad en si mismo y da la posibilidad de establecer nuevas amistades

Reduce el estrés: Muchos profesionales de la medicina prescriben escuchar música a aquellas personas que sufren de estrés y de ansiedad. Además, la música ayuda a generar endorfinas, la hormona de la felicidad. La música también mejora el desarrollo del área cerebral implicada en la motivación, el placer y la recompensa.

Articulo basado del texto: http://www.abc.es/familia/educacion/abci-beneficios-educacion-musical-201701290149_noticia.html